null

Esta historia comienza por el final, con el beso que sella el desenlace de un cuento diferente: el de un año singular, aunque lleno de amor como siempre. Un año más íntimo y más indoor, pero más consciente. Con la suerte de poder vivirlo.